Jorge Martínez

Jorge Martínez

(Santiago, 1953)

Compositor y musicólogo. Profesor Titular de la Universidad de Chile. Cursó su educación media en Santiago y prosiguió sus estudios de economía en la Universidad de Chile y música en la Escuela Vespertina del Conservatorio. Luego se trasladó a Europa para estudiar la Licenciatura en Música en la Universidad de Niza (Francia, 1974-1979) y Composición, Música Electrónica e Informática de la Música en el Conservatorio “Cherubini” de Florencia (Italia, 1980-1986) con los Maestros Albert Mayr y Pietro Grossi. Fue alumno también en seminarios y clases privadas de Leo Brouwer, Luigi Nono y Luciano Berio. En Chile obtuvo el grado de Magíster en Musicología en la Universidad de Chile (1993-1996) y actualmente es candidato a doctor en Estética en la misma casa de estudios. Desde su retorno se ha desempeñado como docente en la Universidad Católica de Valparaíso y en la Universidad de Chile. Como musicólogo se interesa por la semiótica de la música, el análisis de música contemporánea, la informática de la música y la etnomusicología. Ha publicado numerosos artículos y papers en revistas especializadas y, además, ha participado en congresos internacionales de la disciplina.
Tiene un catálogo con 150 obras estrenadas en diferentes escenarios de Europa y América, que contemplan instalaciones, obras multimediales, performances, composiciones de cámara para diferentes formaciones, teatro musical y obras para orquesta. Ha participado en festivales importantes, tales como “Festival di arte elettronica di Camerino” (Camerino, Italia), “Música nel Nostro Tempo” del Teatro alla Scala (Milán), Música Electrónica en Europa de la Asociación “Música Verticale” (Roma) y “Sono Imágenes” (Buenos Aires). Ha hecho obras para radio (RAI, RTF), ha participado con obras suyas en CD’s colectivos y tiene publicados cinco CD’s antológicos con música original: Cantares de América Latina (1995), Música Electroacústica 1981-1989 (1996), Música de Arte (1997), Proteo (1999), Paisajes Holofónicos (2003).
Su música se preocupa de las condiciones de fruibilidad de la obra de arte contemporánea, desarrollando el concepto de Design sonoro (Murray Shaffer) con instalaciones y esculturas musicales. También le interesan aspectos de la identidad sonora latinoamericana y, por ello, ha desarrollado su obra para instrumentos acústicos en base a las siguientes dimensiones: heterogeneidad tímbrica (allí donde la tradición europea prefiere la homogeneidad y pureza sonora); tiempo cíclico y con desarrollo en espiral (como oposición a la gran forma tripartita y al concepto de tiempo lineal cartesiano); aceleración y contracción del pulso; polirritmía y ostinatos melódicos; polimodalidad (en vez de atonalidad) y densidades variables en los estratos sonoros. Todos estos aspectos relacionan su trabajo con el de la generación de la década del ’60 en Chile: Roberto Falabella, Gustavo Becerra, Celso Garrido-Lecca y Fernando García. Ha publicado detallados estudios musicológicos sobre la obra de esta generación.

Anuncios